sábado, 24 de abril de 2010

TEQUILA Y PAN DE SALVADO

Photobucket

Sobre la mesa he dejado dos copas ya vacías, dos platos a la deriva y un mantel que idílico mostrase las marcas de las viandas, se bebió tequila y se comió pipían, la cubitera reboso contenta, la salsera acucio restos y la mesa trastabilla, con el deseo de un beso de comensales
¿Sabes que paso aquella tarde de un verano ya parido?... ¿Si?... Tal vez lo imaginas, más si tu memoria falla te contare. Era como estar en un mar, que aun ignoto sé redescubriera, tal vez por un Magallanes o un Pinzón, o un Cortés y tirase del corcho para abrir aquella espera por un amor, éramos como dos bocas hambrientas buscando un beso y la saliva dulce de una boca, las manos llanas delataban firmeza y pedían escanciar las copas de tequila, hacer el lúdico ritual de la sal y el limón y beber lo sagrado del maguey, las cómplices miradas pedían un roce de piel, los dedos ciegos y ávidos de aprender, dedos recorriendo marcas escritas con nuestros nombres y a cada pliegue se encontrarse con un sello. A pesar de esta tormenta se servia una copa más, se mecía el temporal en las manos arreciaba la lluvia de salitrosa sal y los efluvios evocadores otorgaban la fiereza de un tacto acariciante y sexuado, sólo la voz ronca del trueno de tus labios gimiendo de pasión, roturaba los silencios y las nuevas palabras de un verso, con suaves y cálidos matices como náufragos sucumbimos al deseo.
Hasta ese momento no se había fugado ni gota de tequila de mi garganta, el dedo índice de mi mano izquierda rechinaba los platos para exprimirle su sabor. Cariño, porque así te digo aun cuando no estas conmigo, cuando me dirijo a ti viéndote en mis sueños sentado frente a la ventana… bese el borde de la copa escanciada con un nuevo fajo de tequila, esta vez el ritual prolongaba levantar la mano y beberla al filo de la espera, la bebí lentamente sin apuro mientras la lagrima llorada se confundía con el tequila, tu recuerdo hoy ha llorado conmigo.

Tu pose particular,
con esa tierna sonrisa,
me reciben al llegar
eres bálsamo en mi prisa.

Jamás te has ido, esta allí
me sonríes al despertar,
me perfumas de alelí,
amor, mi bello juglar.

Me imagino entre tus brazos,
me duermo con tu sonrisa,
me meces en tu regazo
siento besos en la brisa.

Así transcurren mis días,
tu sonrisa, dulce espera,
me recuerdan osadías,
travesuras callejeras.

domingo, 18 de abril de 2010

¿PORQUE ESCRIBO?

BLOG

¿Me preguntas porque escribo?

Cada letra por mi pluma dibujada, son el canto a la alegría o el gemido de una lágrima. Un soneto de mi vida o una rima de mi alma. Un paisaje de los tiempos ya vividos o un grito de ilusiones muertas y sueños no cumplidos. Cada letra que bosquejo es una nueva sinfonía de esperanzas, un nuevo sueño por soñar, la brisa cantarina de mi sonrisa o un boceto de nuevas ilusiones. Entre vocales y abecedario pinto el cielo de rosa y las nubes de celeste, enamoro a la luna y hago llorar a las estrellas, mientras sonríe el ruiseñor y cantan las gardenias. En mis letra danza la ternura del amor que me embeleza y cantan la pasión y la dulzura, o lloran la tristeza y el dolor de errores cometidos. En cada palabra tejo fantasías, deseos, sueños, esperanzas e ilusiones, cada una de esas letras, son la vertiente de mi alma.

viernes, 26 de marzo de 2010

MI BOLERO (Mix)

Photobucket

¿Porque eres mi bolero?... ¿No se si alguna ves te lo he dicho?... recuerdas aquel día viajando de La Plata a Buenos Aires, serian las 10:34 de la mañana de un día sábado 23 de febrero, íbamos a Madelani, sobre las calles de Murillo desta No. 360, a recoger la prenda de piel que compre... Durante el trayecto platicamos de cosas que aún hoy recuerdo no con severa exactitud, Pero lo que no podré olvidar, es tu cabeza en mi hombro y tus manos en mis manos. Me sedujiste con tu mirada, y aunque el bus estaba repleto de viajantes, sentíamos que no había nadie. Allí sentados frente al panorámico del bus, sin nadie al frente... te he dicho lo que me gustabas, solo esbozaste esa sonrisa de satisfacción, que aún hoy domina la esencia de tu alma, y suspiraste... sentí el aroma de tus labios en mis manos. Como podré olvidarte si te compre todos tus miedos; me los has vendido y yo te los he comprado. Hoy son míos y no podré devolvértelos, los he pagado con el oro de mi piel, con los rubíes de mi sangre india, con diamantes de mi alma de poeta.

Yo soy así pa que sepas
Y ni se porque me enamore
Yo soy así pa que te enteres
Y ni se porque me clave de ti
Yo soy así pa que lo cantes
Y ni se porque me soy de ti


Sabes amor, todo lo recuerdo,
cada acto, lo he grabado en el alma.
Tus ojos, bella sinfonía en do,
esa sonrisa tierna y tu calma.

Sol, luna, el universo fue nuestro,
construimos un mundo para dos,
nadie importaba solo tú, mi estro,
haciéndome sentir, tu noyós.

El terciopelo de tus caricias,
el ardiente néctar de tus labios,
en silencio encendían ardicias;
bañando mi piel de besos sabios.

Riendo de la mano por las calles,
volvimos a nuestras primaveras,
alegres mariposas de los valles;
traviesas, audaces, lisonjeras.

Te enamoré con mi transparencia,
te prendaste de mi sencillez,
te arrobe el corazón con paciencia,
llenando tu alma con avidez

JESÚS MORENO GOMEZ/STELLA MARIS PÉREZ ROMERO

viernes, 19 de marzo de 2010

ERES TODO EN MÍ

Photobucket


Mi niño
Mi padre
Mi amigo
Mi amante
Mis cuatro elementos

Son muchas las ocasiones que me pregunto, ¿porque te amo?.. y es como preguntarle al cielo porque existe, a la luna, a las estrellas, al sol. El creador nos ha regalado las maravillas que nos rodean, la belleza de la creación no tiene explicación, sencillamente es el amor de nuestro padre a nosotros. Es él quien me ha elegido para que te ame, sin límites, sin condiciones.
La maravilla del amor nace, es privilegio de quien lo siente y bendición para quien lo recibe, es colorido y perfumado, es delicado rocío que acaricia, es brisa envolvente meciéndonos como madre a su retoño. Es candor, ternura, dulzura y delicadeza.
Eres mi niño, porque he visto esa ternura en tus ojos, te he sentido delicadamente indefenso entre mis brazos y te protegí como niño. Mi padre, por tu sabiduría, tu contención, tus consejos y enseñanzas, como solo un padre sabe dar.
Mi amigo, dulce y tierno amigo, el que me escucha, me entiende, ríe y llora conmigo, eres feliz en mis alegrías y preocupado en mis tristezas, sabes de mis dolores y sufrimientos, mis carencias y abundancias, sé, me conoces como el cielo a sus estrellas.

Mi amante, apasionado, amoroso y vehemente amigo, has sabido arrancarme llantos y sonrisas, ternura, locura y pasión, todas las emociones que juntas parecían un instante de mi vida
Mis cuatro elementos, eres manantial cristalino humedeciendo mi piel, calmando mi sed, rocío de amor en mi vida. Eres brisa refrescante, eres aire que respiro, oxigeno abrasador, tempestad cuando amas, maravillosa tierra fertilizando sentimientos, abonando bondad, prodigándome los nutrientes que den a mi alma y corazón, sagrado fuego, envolviéndome con sus brasas encendiendo mis leños, convirtiéndome en diosa de fuego.

domingo, 14 de marzo de 2010

POCILLOS DE CAFÉ

Photobucket

Aeropuerto de Ezeiza, 9:30 AM, dos pocillos de café mudos testigos de nuestra espera... afuera la vida transcurría indiferente, un sorbo de café que con sus labios, comparte mi soledad, y acaricia mi recuerdo, gente que viene y va, aviones trayendo y llevando sueños y allí con sus ojos anclados en los míos, esta ese niño tierno, con sus interrogantes y la palabra quieta, haciendo un repaso en su memoria de los días ya idos, tal vez sintiendo la adolescencia en su otoño y de esos sueños forjados con el añil de sus ojos, tal ves presintiendo mis preguntas calladas, ¿tal vez porque no?... descubriendo una vida que sorprendida me amara...

Un segundo sorbo de café nos sorprendió hablando de trivialidades, intentando olvidar una despedida, poniendo una nota de color al momento, he sentido como sus ojos me besan en mi mente, he alimentado una añoranza que apremiante presienta el cobijo de su candor y el aliño de su beso, se sucedían las imágenes del escenario que nos cobijó, pleno de fragancias, de geranios, rosas y claveles, con mariposas multicolores habitando mi vientre.... hay amor, ¿cómo decirte, que ya te extraño, si aún no has partido? ¿Cómo decirte que te quedes conmigo, sin que te sientas obligado? ¿Cómo decirte que esta lluvia, son las lágrimas que estoy conteniendo? ¿Cómo decirte que hablo de trivialidades, para olvidar que en minutos desplegaras tus alas? ¿Cómo decirte que en este otoño de mi vida, estoy sintiendo lo que por años anhelé? ¿Cómo decirte que gaste mi vida buscando este amor?.....

No amor, no diré nada, haré silencio para no dejar escapar mis lágrimas, sé que no siempre es posible tenerte a mi lado, dejaré que las manecillas del tiempo sigan marcando el compás de las horas... ¡Ay amor!...!Cómo decirte que quiero decirte!, que te quiero y esconder tu cara entre mis manos, mirándote a los ojos, no decirte nada y que lo sepas todo, no decirte todo y que nada sepas, pues me dejas el beso de tu beso y la caricia que antes postergada hoy ha sido mía...

Esos momentos convertidos en horas que se escurrieron con la celeridad, del agua entre los dedos. horas doradas que refrescaron la memoria de mi pasada juventud de otoño enamorada...

¿Cuántos días fueron, diez, doce, quince?, que más da, si tengo en toda la extensión mi cuerpo, tatuada tu piel morena, vas a poblar mis sueños, porque eres todo lo que mi sueño, sueña, pues cuando más profundo sueño mas mi sueño, sueña y soy así un sueño que desde siempre te sueña algo nos llama la atención y reímos, quitándome del río de pensamientos, tomando conciencia que habíamos terminado el café, ya no quedaban excusas, ni tiempo, comenzaba a sentir un vacío profundo y alado, como si estuviese en el fondo de las aguas plateadas de los ríos de mi conciencia, casi a punto de llorar, mis pasos vacilantes me llevaron por senderos agónicos, que terminaron con la ultima mirada a los pocillos de café.... la tierra comenzaba abrirse bajo mis pies, las estrellas que iluminaron nuestros días comenzaban a apagarse, mientras el cielo gris continuaba su llanto....

Tomados de la mano y en silencio transitamos los últimos metros que nos separarían, sintiéndome tuya y sintiéndole tan mío, nos miramos largamente, fundiéndonos en un abrazo, en una ceremonia sin amigos, sin testigos, ni promesas, solo las lágrimas poblando nuestros ojos.

Destellos de luz, miradas que se encuentran, caricias tallando la ternura, labios que se rozan encendiendo nuestras pieles, deseando dejar gravados en la memoria la intensidad de un beso, silenciosos te quiero en las miradas, y en nuestros ojos asomando el rocío. Instante supremo de dulzura y entrega, sin preanunciar la despedida, nos besamos en sentido beso.

Junto a su cuerpo totalmente entregado al mío, junto a sus hombros tersos donde nacen las rutas de su abrazo, donde nacen su voz y sus miradas, claras y remotas, sentí de pronto el infinito vacío de su ausencia.... como si todos estos años que me faltan, como una planta trepadora que se coge del viento, he sentido que llegas o que regresas en cada contacto y ávidamente rasgo todos los días un mensaje que nada contiene, sino una fecha 26 de febrero....

Y su nombre se agranda y vibra cada vez más profundamente porque su voz ha sido para mi oído, porque cegó mis ojos cuando amo los míos, porque hubiese querido traerlos con los míos y ese labio que de gentil ruego surcara el tiempo prendiese eternamente el fuego en mi corpiño, que esa mano que amorosa se esconde en mi seno se quedara entre mi ropaje de sueño... ves amor que no te has ido... Ves que estas conmigo... ¿Me ves?.... Soy yo el ángel que soñó contigo...

PARA TI (Cartas de Amor)

Photobucket


La Plata, 14 de Febrero de 2008.-


Para ti

Esta carta lleva impreso el deseo de saber como te encuentras, como van tus cosas, como transcurren tus días... De mi te diré que me encuentro bien, intento ocupar lo más que puedo mi tiempo, para sobre llevar tu ausencia. Desde que nos separamos, los días se hacen demasiado largos y las noches muy frías, ¡te extraño tanto!

Sabes, ayer volví a transitar esas calle, que tomados de la mano recorrimos un febrero, ¿lo recuerdas? Volví a sentarme en el banco de la esquina de Murillo y me bebí los recuerdos de esos días, si hasta sentí tu cabeza recargada en mi hombre, fue como si el tiempo no hubiese pasado y volví a sentirme la reina de las flores, de ese jardín aromado de amor, con fragancias de rosas y alelíes, nuevamente me supe tan tuya, como en aquel momento y me estremecí. Casi sin darme cuenta asomó el rocío en mis ojos, como en aquella alborada cuando me hiciste sentir tan tuya, tanto como mío te sentí. Ves, a pesar del tiempo y la distancia te sigo amando como el primer día, con la misma pasión.

Pero ya ves, las cosas no fueron como las soñé, equivocaciones, malos entendidos y falta de sinceridad, hicieron que nuestros caminos se separaran.
Muchas veces me pregunté Porque? y no hallé respuestas. Solo las lágrimas acudían a
mis ojos, únicas compañeras inseparables de mis angustias, pero a pesar de todo lo
sucedido, te sigo amando. Bien sabemos que jamás volveremos a vernos, como tampoco sabremos más el uno del otro, siento, es mejor así.
Me contenta saber que aún te amo, se que el tiempo obrará el milagro, convirtiéndote
en un bonito recuerdo, porque he de guardar en mi corazón los bellos momentos compartidos, junto a tu sonrisa, el sonido de tu voz y la ternura de tu mirada. Tal vez una mañana descubra que al recordarte ya no me dueles, será el preciso instante en que pases a ser un capitulo más en mi vida, ese que guardamos celosamente en el cofre del corazón y que cuando lo traemos a la memoria, nos dibuja la más bella sonrisa.
Solo me resta decirte que no me arrepiento del amor que hemos vivido y que ya te he perdonado, tanto como me perdoné yo, todos los errores cometidos, necesité hacerlo para poder continuar. Se feliz.

Por siempre en mi corazón.


Stella Marías

domingo, 28 de febrero de 2010

LA MESA PUESTA Y UN BESO DE CAÑITA

Photobucket

Cuéntame de aquella tarde en el parque de las ilusiones... anda amor mío, dime de porque me enseñaste a amar, porque ahora que no estoy cerca de tus costillas, tomo tequila y veo tu imagen, brindando con mi amor, encendiendo mis mejillas como cada mañana en tus brazos...
Ese hombre es el dueño de mi corazón, que va conmigo en todas mis jornadas, enciende mi sol cada mañana, ese…ese hombre es mi hombre...ese hombre tierno y loco, arrobo mi alma y prendió la llama del amor, con un sorbo de tequila y ese beso de pasión, con una pizca de sal y ese toque de piel prendida de deseo, con una raja de limón y esa mirada llena de ternura recostada en mi regazo deseando ser amado...
Cuéntame.. Tan solo cuéntame de ti.. ¿como estas amigo mío?... ¿Te haz convencido de cuanto te amo?, de cómo te extraña la cocina, los trastes viejos donde cocinabas para mi, el fogón donde cocinaste las fajitas, con la leña de pasión prendida con tus sueños, aun quedan rescoldos de esos momentos bebiendo agua de flor de jamaica, la mesa puesta, el pan de salvado en la mesa, las dos velas encendidas, protagonistas del banquete, los cubiertos prestos y el infaltable ritual del lúdico beso en el borde de la cañita de tequila encendiendo las mejillas... retrato esos momentos, viviendo en ellos, comiendo de ellos, saboreando de ellos y sí, muriendo por volver a ellos...

Caminas en mi mente
habitas en cada rincón de mi alma
dulce amante silente
que me quitas la calma
de noche mi cuerpo de te reclama.

En mis sueños te tengo
disfruto de tus gestos, tu sonrisa
eres mi hombre marengo
el que mi alma divisa
navegando los ríos de mi prisa.

Te siento en mi almohada
esculpiendo mi cuerpo con pasión
como en cada alborada
con tierna adoración
pleno de lujuria, eres mi adicción.

Eres el hombre que amo
único dueño de mi corazón
tus caricias reclamo
perdiendo la razón.
tierno delirio, cálido y dulzón.

Tu sabor en mis labios
y tú recuerdo, acompañan mis días
mi hombre de besos sabios
me llenas de alegrías
bebo tequila, recuerdo osadías.

lunes, 15 de febrero de 2010

CARTA AL HIJO QUE NUNCA LLEGÓ

Photobucket


Rep. Argentina, La Plata, 28 de Mayo de 2008.-

Ansiado niño

Surqué muchos cielos en tu búsqueda, atravesé todos los arco iris por encontrarte, incansables noche transité entre las estrella, pero a mis brazos nunca llegaste. Hijo anhelado, soñé tantas veces con tu carita, tus manitas, imaginé disfrutar de tu sonrisa, tanto, como emocionarme con tu llanto. Sueño mío, sabe Dios cuanto te he deseado, pero la vida tiene estas cosas, oscuras mentes tu viaje han truncado, a pesar de ello, siempre te imaginé de mi mano, recorriendo plazas, jugando en las hamacas. Sabes mi niño, muchas veces siento que ha sido mejor así, pues hubieses venido a un mudo donde existe el egoísmo, la mentira, la hipocresía. Se te hubiese preservado de todo ello, intentando evitarte el sufrimiento, no tengo dudas, hubieses sido un alma pura y cristalina como manantial, pero con la fuerza de un guerrero. A pesar de no haber llegado, siempre te vi, en cada niño que a mí se acercó, a través de sus ojitos amé los tuyos, en sus abracitos sentí los tuyos y los amé, como te hubiese amado a ti. Hijo anhelado, se que en otra vida llegarás a mis brazos y me entregarás ese diploma tan ansiado, con el título de mamá.

Hasta que nos encontremos

EL POETA QUE NO FUE

Photobucket

Semillas de impotencia ruedan en las veredas, jazmines sin aroma colgando en el balcón.
Una niña sonrojada, por un beso robado al descuido, una bailarina que ha perdido la lentejuela de una canción. Y el reloj, como un viejo cascarrabias, con sus manecillas rotas le hace muecas al sol. Allí, con su carita tierna, está el niño de ojitos lúcidos hablando con una flor. Con angelical voz dice, - Sabes, cuando sea grande, compraré los muñecos del mundo y les pondré un corazón, para que rían, canten, amén y lloren como yo.-
Pequeño niño, te marchaste una tarde, sin decir palabra, sin decir adiós. El caballo de la calesita extraña tu voz, en la plaza aun rechina la hamaca vacía y la calandria te busca, pequeño andador. El viento lleva silencio de pedales y sobre la alfombra de hierbas frescas yace tu pelota de fútbol. Cometas multicolores visten la órbita infinita, para alegrar al que un día quiso surcar el espacio. Ese pequeño que en sus manitas cobijó la tibieza de un pájaro, al que la piedra ritual quebró su vuelo, cayendo con rictus de perdón en la mirada. Dulce pequeño, en tu diálogo con la flor decías, - Dime, ¿donde podré conseguir un corazón?, Si hasta los hombres ya lo han perdido. Así, partiste una tarde con las ilusiones cubriendo tus manos y la luna muy triste, en estado quiescente gemía, con su manto pétreo de dolor. Alguien solloza de frío, dibujando letras en la playa. Te dicen poeta, porque un día dejaste jirones de tu alma, en el hueco blanco de un papel y trazaste con sangre una palabra que borró un alud de pisadas. Quisiste ser poeta, liberar tu corazón crucificado. Buscaste en un cielo de violines los arpegios de una bella canción, más los estertores de un mundo agonizante, te dijeron que no. Una tarde partiste rumbo al infinito, no querías morir sin conoce el amor, una tormenta cegó tus ojos y una risa de hielo tus oídos rompió. Sentiste era tiempo de unir todos los caminos y darle a los hombres un poco de calor, escribiste en aquella solitaria playa, los acordes tristes de esa melodía, que la mortaja de la vida te enseño. Nadie vio las estelas de tus pies sangrantes, testigo de tu muerte, fue el sol.-

ASÍ VIVES EN MI

Photobucket


Tal vez amor... recuerdes que alguna vez estuviste en mi casa, sentado sobre la silla de doblar, absorto sobre la lap top, tú no lo sabes, pero haz dejado un perfume de arrogancia y denuedo, tecleando tus versos. Entre esas cuatro paredes aún vives para mí, para mis sentimientos versos como dulces de tus labios se prendían en la pantalla y en mi corazón, cómplice muchas veces de ese amor que hoy ha crecido en mi, en esta cuna que me vio nacer como poeta, viendo el iris de mi niñez en la ternura de tus negros ojos, animada en la quietud de esta pagina de nuestra historia, me remito a esos parajes, llenos de fantasías amasadas por el hondo sentimiento de las acariciantes palabras de amor a tu lado.
Esa pasión que sopla en mis entrañas honda y como lava caliente, sonríe por las noches. Noches de corazones ardientes, donde la tibieza de las brazas, se perpetua en el rescoldo de mi mente... ¿Amor.. Ves estas palmas de mis manos?...¿Las ves?... Son testigos de la elocuencia de tu piel, cristales que han roto las estructuras de mi cuerpo amante y como vidente de mi alborada en tus brazos, guardo la explosión de tus besos.. Amo mi tierra como te he amado a ti, cuyo hechizo ha calado hondo y en lo inevitable del tiempo, ha permanecido, indeleble y estoica, erotizada y sensual, apasionada y verdadera y como única verdad de mi fe... te amo...

Amo todos los momentos vividos
en ese loco y ardiente verano
Alegría de nuestros días ya idos
Y paseos tomados de la mano

Cada caricia tuya, beso tuyo
Los llevo en mi piel, en todo mí ser
Quedarán allí, sellos de mi cuyo
Fragancia, delicias de amanecer

Te comencé a amar en cada verso
Te comencé a soñar en cada prosa
Te fuiste convirtiendo en mi universo
Entre tus brazos me hiciste tu diosa

Aprendí a conjugar el verbo amar
Me enseñaste que aún podía soñar
Dándome tus alas para volar
Suavemente me supiste guiar

Deseo llenarte de azul la vida
Llenarte de amor y dorada calma
Convertirme en el ángel que te cuida
Entregándote en cada beso mi alma