lunes, 15 de febrero de 2010

CARTA AL HIJO QUE NUNCA LLEGÓ

Photobucket


Rep. Argentina, La Plata, 28 de Mayo de 2008.-

Ansiado niño

Surqué muchos cielos en tu búsqueda, atravesé todos los arco iris por encontrarte, incansables noche transité entre las estrella, pero a mis brazos nunca llegaste. Hijo anhelado, soñé tantas veces con tu carita, tus manitas, imaginé disfrutar de tu sonrisa, tanto, como emocionarme con tu llanto. Sueño mío, sabe Dios cuanto te he deseado, pero la vida tiene estas cosas, oscuras mentes tu viaje han truncado, a pesar de ello, siempre te imaginé de mi mano, recorriendo plazas, jugando en las hamacas. Sabes mi niño, muchas veces siento que ha sido mejor así, pues hubieses venido a un mudo donde existe el egoísmo, la mentira, la hipocresía. Se te hubiese preservado de todo ello, intentando evitarte el sufrimiento, no tengo dudas, hubieses sido un alma pura y cristalina como manantial, pero con la fuerza de un guerrero. A pesar de no haber llegado, siempre te vi, en cada niño que a mí se acercó, a través de sus ojitos amé los tuyos, en sus abracitos sentí los tuyos y los amé, como te hubiese amado a ti. Hijo anhelado, se que en otra vida llegarás a mis brazos y me entregarás ese diploma tan ansiado, con el título de mamá.

Hasta que nos encontremos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Susurrame