lunes, 15 de febrero de 2010

ASÍ VIVES EN MI

Photobucket


Tal vez amor... recuerdes que alguna vez estuviste en mi casa, sentado sobre la silla de doblar, absorto sobre la lap top, tú no lo sabes, pero haz dejado un perfume de arrogancia y denuedo, tecleando tus versos. Entre esas cuatro paredes aún vives para mí, para mis sentimientos versos como dulces de tus labios se prendían en la pantalla y en mi corazón, cómplice muchas veces de ese amor que hoy ha crecido en mi, en esta cuna que me vio nacer como poeta, viendo el iris de mi niñez en la ternura de tus negros ojos, animada en la quietud de esta pagina de nuestra historia, me remito a esos parajes, llenos de fantasías amasadas por el hondo sentimiento de las acariciantes palabras de amor a tu lado.
Esa pasión que sopla en mis entrañas honda y como lava caliente, sonríe por las noches. Noches de corazones ardientes, donde la tibieza de las brazas, se perpetua en el rescoldo de mi mente... ¿Amor.. Ves estas palmas de mis manos?...¿Las ves?... Son testigos de la elocuencia de tu piel, cristales que han roto las estructuras de mi cuerpo amante y como vidente de mi alborada en tus brazos, guardo la explosión de tus besos.. Amo mi tierra como te he amado a ti, cuyo hechizo ha calado hondo y en lo inevitable del tiempo, ha permanecido, indeleble y estoica, erotizada y sensual, apasionada y verdadera y como única verdad de mi fe... te amo...

Amo todos los momentos vividos
en ese loco y ardiente verano
Alegría de nuestros días ya idos
Y paseos tomados de la mano

Cada caricia tuya, beso tuyo
Los llevo en mi piel, en todo mí ser
Quedarán allí, sellos de mi cuyo
Fragancia, delicias de amanecer

Te comencé a amar en cada verso
Te comencé a soñar en cada prosa
Te fuiste convirtiendo en mi universo
Entre tus brazos me hiciste tu diosa

Aprendí a conjugar el verbo amar
Me enseñaste que aún podía soñar
Dándome tus alas para volar
Suavemente me supiste guiar

Deseo llenarte de azul la vida
Llenarte de amor y dorada calma
Convertirme en el ángel que te cuida
Entregándote en cada beso mi alma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Susurrame