miércoles, 2 de diciembre de 2009

MI DIARIO

BLOG


Retrazando el calendario, abrí la aldabilla donde guardo mis tesoros, rescaté de entre las cenizas del tiempo, un pedazo de tu corazón. Allí estabas fiel amigo, silente, tus hojas de otoño liberadas, albergando sueños de mis pasadas primaveras. Lentamente transité por tus hojas donde guardaste retazos de mi vida, frente a mis ojos dibujaste un paisaje de nostalgias, con flores, tréboles y cartas. Fiel amigo, fuiste mudo confidente de mis primeros sueños, algunos concretados, otros quedados en el camino. Junto a la foto de quien me robara delicados suspiros tus hojas dibujaron mis primeros besos, llenos de caricias, anhelantes, tiernos, dulces, protegiendo mis secretos. Sabes amigo, llegaste a mi vida en la mano de Graciela, el día que cumplí 14 años, en ese instante supe contigo compartiría todo aquello que por timidez callaba, tus páginas guardaron risas y tristezas. Tus carillas fueron pañuelo que enjugaron lágrimas cuando el abuelo durmió para siempre. Quizá algún día retome el camino de escribir en tus cascadas hojas los eternos versos de mi pluma, secretos que me acongojan y las orillas solitarias de mis palabras al arrastrarte en la mirada del consuelo, sabiendo que escribo penitencia para morir en tu silencio. Por ahora, te dejo, sigas descansado guardando mis secretos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Susurrame